viernes, 4 de abril de 2014

Aprendizaje basado en proyectos

Después de dos meses intensos y fructíferos con el PLEmooc , inauguro este nuevo espacio de aprendizaje que me ofrece el Intef con el ABPmooc. El trabajo por proyectos siempre me ha interesado pero no lo he puesto en marcha con mis alumnos , quizás por el miedo a lo desconocido, espero que ahora consiga trabajar con esta nueva modalidad.
La incorporación de proyectos al currículo no es ni nueva ni revolucionaria. La educación abierta de finales de los años 60 y principios de los 70 dio un impulso fuerte a comprometerse activamente en los proyectos, a las experiencias de aprendizaje de primera mano y a aprender haciendo (Katz & Chard,1989). El enfoque Regio Emilia para edad temprana, reconocido y aclamado como uno de los mejores sistemas educativos que existen en el mundo, se basa en proyectos (Abramson, Robinson, & Ankenman, 1995; Edwards, Gandini,& Forman, 1993).
La estrategia de enseñanza presente en el aprendizaje basado en proyectos, constituye un modelo de instrucción auténtico en el que los estudiantes planean, implementan y evalúan proyectos que tienen aplicación en el mundo real más allá del aula de clase (Blank, 1997; Dickinson, et al, 1998; Harwell, 1997).). Las estrategias de instrucción basada en proyectos tienen sus raíces en la aproximación constructivista que evolucionó a partir de los trabajos de psicólogos y educadores tales como Lev Vygotsky, Jerome Bruner, Jean Piaget y John Dewey. 
El constructivismo mira el aprendizaje como el resultado de construcciones mentales; esto es, que los niños, aprenden construyendo nuevas ideas o conceptos, basándose en sus conocimientos actuales y previos (Karlin & Vianni, 2001). Es importante que los alumnos se sientan atraídos por el proyecto , ya que es muy importante la implicación y motivación en él. Cuanto más motivados estén , participarán activamente en todo el proceso.
La enseñanza por proyectos de Kilpatrick es una técnica que sostiene que el aprendizaje es más eficaz cuando se basa en experiencias, ya que de esta forma el estudiante es parte del proceso de planificación, producción y comprensión de las mismas.
Existe una gama amplia de proyectos, no obstante para que lo consideremos un proyecto auténtico debe contener los siguientes elementos (Dickinson et al, 1998; Katz & Chard, 1989; Martin & Baker, 2000; Thomas, 1998):
Centrados en el estudiante, dirigidos por el estudiante.
Claramente definidos, un inicio, un desarrollo y un final.
Contenido significativo para los estudiantes; directamente observable en su entorno.
Problemas del mundo real.
Investigación de primera mano.
Sensible a la cultura local y culturalmente apropiado.
Objetivos específicos relacionados tanto con el Proyecto Educativo Institucional (PEI) como con los estándares del currículo.
Un producto tangible que se pueda compartir con la audiencia objetivo.
Conexiones entre lo académico, la vida y las competencias laborales.
Oportunidades de retroalimentación y evaluación por parte de expertos.
Oportunidades para la reflexión y la auto evaluación por parte del estudiante.
Evaluación o valoración auténtica (portafolios, diarios, etc.).





Los argumentos  que establezco , a favor y en contra, de esta modalidad de aprendizaje son:



A FAVOR


EN CONTRA

Aumentar la motivación.

Dificultad para evaluar.

Conectar el aprendizaje en la escuela y la realidad.


Horario establecido en los centros.



Aumentar las habilidades sociales y de comunicación.


Alumnos que no se integran en el proyecto.

Aumentar las habilidades para la solución de problemas.


Formación de grupos homogéneos.

Aumentar la autoestima.


Integración del proyecto en el currículo.

Introducir la multidisciplinariedad.


Encontrar espacios adecuados, aulas inteligentes

Colaborar para construir conocimiento.



Utilizar las TIC.



Que el ABP tiene efectos positivos sobre el aprendizaje está popularmente aceptado. Los estudios científicos realizados apoyan esta hipótesis.
Según Willard y Duffrin (2003), el ABP mejora la satisfacción con el aprendizaje y prepara mejor a los estudiantes para afrontar situaciones reales que se encontrarán en su futuro laboral.
En el estudio realizado por Rodríguez-Sandoval et al (2010) hallaron que respecto al proceso de investigación que habían realizado los alumnos, el 30% de los estudiantes reportaban que habían aprendido bien y el 60% muy bien.
Según Martínez, Herrero, González y Domínguez (2007), los alumnos que trabajan por proyectos mejoran su capacidad para trabajar en equipo, ponen un mayor esfuerzo, motivación e interés, aprenden a hacer exposiciones y presentaciones, mejoran la profundización de los conceptos, tienen menor estrés en época de exámenes, la asignatura les resulta más fácil, amena e interesante, detectan los errores antes, tienen una mejor relación con el profesor, abordan temas transversales a otras asignaturas, y mejoran la relación con los compañeros. 


·      

Unidad 5

Llegado a este punto del Mooc y convencida de que es necesario un cambio de rumbo en el tipo de gobierno, apuesto por un Gobierno Abierto q...